Inicio

Christian Vásquez shaped everything with a mature, unostentatious hand.

The Telegraph

Calendario de conciertos

Christian Vásquez shaped everything with a mature, unostentatious hand.

The Telegraph

Calendario de conciertos

Vídeos

Biografía

Reconocido por su carisma en escena, poderosas interpretaciones e irresistible musicalidad, Christian Vásquez continúa atrayendo la atención internacional. El maestro de 34 años trabaja regularmente con numerosas orquestas del mundo y destaca como uno de los más directores venezolanos más solicitados de la actualidad.

En 2013, se convirtió en el director musical de la Sinfónica de Stavanger por un período de cuatro años. Inició su cargo con la presentación de la Sinfonía N° 2 de Gustav Mahler y luego de una fructífera relación con la agrupación nórdica su contrato fue extendido hasta el año 2019.

Conductor Christian Vasquez moved the Allegro along at a thrusting pace, with the syncopations bouncing across the bar-lines; he found a wide range of dynamic contrasts in the slow movement, and wove pianissimo spells in the Scherzo; this is a man who knows exactly what he wants, and how to get it.

The Independent

Reconocido por su carisma en escena, poderosas interpretaciones e irresistible musicalidad, Christian Vásquez continúa atrayendo la atención internacional. El maestro de 34 años trabaja regularmente con numerosas orquestas del mundo y destaca como uno de los más directores venezolanos más solicitados de la actualidad.

En 2013, se convirtió en el director musical de la Sinfónica de Stavanger por un período de cuatro años. Inició su cargo con la presentación de la Sinfonía N° 2 de Gustav Mahler y luego de una fructífera relación con la agrupación nórdica su contrato fue extendido hasta el año 2019.

Conductor Christian Vasquez moved the Allegro along at a thrusting pace, with the syncopations bouncing across the bar-lines; he found a wide range of dynamic contrasts in the slow movement, and wove pianissimo spells in the Scherzo; this is a man who knows exactly what he wants, and how to get it.

The Independent